Este sitio está concebido con el objetivo de recopilar y organizar la información que nos ha servido para programar y dirigir la estimulación y así documentar el desarrollo del aprendizaje de nuestro hijo. El deseo de proveerle un ambiente donde pueda desarrollar lo más libre y, naturalmente, que sea posible las múltiples inteligencias que nos conforman como seres humanos

____________________________________________________________________

miércoles, 26 de octubre de 2016

Y lo de la socialización....que?

Hoy me hicieron esa pregunta, como por veinteava vez. Y esta vez para mi fue revelador lo claro y a la vez lo incierto que tengo el tema de la socialización. Quisiera decirles que se exactamente lo que hacemos con Martín. Que tenemos todo bajo control. Que las encuestas dicen que la desescolarizacion es la solución. Pero no. No puedo decir eso. Sólo puedo hablar desde la intuición y el deseo de querer hacer lo mejor para nuestro hijo. Si les digo que pagaría sólo para que Martín fuera a recreo, si no fuera porque a mi chiqui le encanta ser el que hace bulling a otros, y creeanme, ser la mamá o el papá del chico pegon no es nada grato. La cantidad de consejos de terapeutas especialistas que he recibido, van desde cambiarlo a un colegio especial, pasando por sicólogos que dicen que es imposible tratarlo fuera de contexto, darle ritalin, hasta dejarlo sin recreo y haciendo las guías aislado en la biblioteca. Los principales manuales de sicología infantil hablan sobre lo importante que es la socialización del niño, pero, y la socialización conmigo mismo, no es importante? Como se enseña la empatia? La inteligencia emocional es para nosotros como padres  una herramienta que nos empodera como seres humanos, y como tal, es la columna vertebral de nuestra formación como familia. Porque en nuestra casa todos estamos aprendiendo. Aprendiendo a transmitir nuestro sentir, a escuchar nuestra voz interior, a respetar los límites del otro y nuestros, a ponernos en los zapatos del otro, a realizar acuerdos con nosotros mismos y con los demás.
Entonces, y la socialización que? Pues se dará cuando tenga que ser. Por el momento tiene suficiente socializando con el mismo, con su hermano de 2 años que le enseña límites increíblemente y al cual ama con todo su corazón, con sus padres, con su abuela, con sus tías.
Nada esta escrito, y todo está por hacer.

Le cambio el título a mi blog?

Desde hace dos años nació mi segundo hijo, Samuel, y desde hace dos años me pregunto si será necesario cambiarle el título al blog. Que si seré muy mala madre por no incluir al nuevo hijo en el nombre de este proyecto, que si solo el primero me enseña....en fin, pasan por mi mente cantidad de preguntas, temas, negaciones, pasan hasta traumas. Y pues  echando cabeza he decidido no cambiarle el nombre. Primero se que Samuel no se va a traumatizar por que no le aparece el nombre en el blog de su mamá. Segundo, donde le llegue a cambiar el nombre, las personas que me siguen y hacen uso de los recursos se perderían, y tercero pero no menos importante, lo que me ha enseñado Martín no tiene nombre! Realmente este hombrecito ha movido mi mundo en todos los aspectos, y aunque Samuel me abrió los ojos de la conciencia, Martín me abrió los ojos de la mente. Así que si, le seguiré dando el crédito al muchacho y en honor a eso y a mis seguidores no pondré APRENDIENDO CON MARTÍN Y SAMUEL, sino que seguirá siendo simplemente APRENDIENDO CON MARTÍN.
He dicho!

martes, 9 de agosto de 2016

Desescolarizando a Martín de nuevo

Este año desescolarizamos a Martín una vez más. Después de la experiencia vivida el año pasado, y a pesar de las presiones familiares, decidimos papá y mamá, que más importante que el aprendizaje académico estaba el aprendizaje y desarrollo tanto emocional como relacional de Martín. Y aunque lo más obvio para muchos es "permitirle" al niño una experiencia con pares en el colegio, como lugar ideal para trabajar y fortalecer su aprendizaje emocional, nos dimos cuenta que la experiencia iba primero a un encontrarse consigo mismo para después relacionarse con otros. Cómo se puede esperar que se relacione acertivamente con otros si no lo hace consigo mismo? Cuando notas que tu hijo tiene una tendencia a relacionarse con los niños más conflictivos, queriendo ser aceptado y desarrollando comportamientos de agresión hacia otros por aceptación hacia unos, en ese momento puedes tener una alarma que te está diciendo que algo no está bien, y no pretender delegar al colegio enteramente la situación del niño. Estos hechos, sumados a la observación de su comportamiento tanto en casa como fuera de ella (visitas a amigos, salidas a comer, juego en el parque con niños desconocidos, etc), han hecho que nos demos cuenta de los aspectos a reforzar y a ayudar en su desarrollo.
Paradojicamente, al convivir con su hermano de año y medio todo el día, le ha ayudado a trabajar su tolerancia por amor. Es consciente de cuanto lo quiere y del dolor que le puede causar. Esto ha mejorado sus capacidades empaticas notablemente, haciendo que al día de hoy nos sintamos seguros que la decisión que tomamos fue la correcta.

jueves, 29 de octubre de 2015

La enseñanza que trae un segundo hijo

Con el afán siempre de proveerle el mejor ambiente a Martín, nuestro hijo mayor que ya tiene 8 años, nos hemos dado cuenta que no porque uno quiera dar lo mejor significa que "eso" es efectivamente la mejor experiencia. A veces esa sobreestimulación se puede convertir también en una sobreprotección de tus hijos, excudándose en el hecho de querer proveerle las mejores posibilidades para que él "pueda encontrar" su propio camino. Con nuestro hijo hijo menor Samuel, que recién cumplió un año, no he ido a un sólo curso de estimulación infantil, no le he puesto Mozart, tampoco he iniciado el método Doman de lectura, como quien dice: no he hecho casi nada de lo que he sugerido en mi blog. Por el contrario he permitido que él mismo descubra su cuerpo y descubra su entorno a su propio ritmo, permitiéndole que explore, que pruebe, que se unte, situaciones que solamente las puedo vivir cuando estamos en la finca, en donde el espacio nos permite esa flexibilidad. La ciudad suele ser muy restrictiva: en el apartamento está la alfombra, los muebles, las paredes...en fin, un sin número de objetos que fácilmente se pueden ensuciar, manchar y que representan más oficio para mi a la hora de limpiar. Y son esas restricciones las que nos obligan a ponerle horario al aprendizaje, porque muy adentro sabemos que nuestros hijos se sienten limitados, constreñidos en un espacio en donde sólo pueden hacer una cosa: aqui puedes colorerar pero no puedes pintar, aqui puedes leer pero no puedes brincar, etc. Y si bien es realmente importante que los niños aprendan límites, también debemos ser sensatos cuáles son los límites que queremos cultivar: límites en su comportamiento como ser que vive en sociedad y además limitado en su propio explorar y conocer?
Nuestro hijo menor nos ha abierto las puertas a ampliar nuestros horizontes, a cuestionarnos con respecto a nuestra posición en la educación de ellos, a reevaluar el enfoque que teníamos del aprendizaje con Martín, a darnos cuenta que la última palabra nunca ha sido dicha y que siempre sigue existiendo la oportunidad de seguir aprendiendo siempre y cuando estemos dispuestos a ver y querer cambiar. 

martes, 27 de octubre de 2015

Mi experiencia con los pañales de tela

Nuestra experiencia con nuestro primer hijo Martín ha abierto muchas puertas en nuestra vida. Hemos transitado caminos que nunca imaginamos y experimentado otros tantos movidos por ese gran amor de padres.
Empecé a usar los pañales de tela después de ver no sólo el gasto que hacía mensual en pañales desechables, sino también el volumen de basura que estaba generando semanalmente. Busqué con amigas, investigué en internet, me di cuenta que podría usar pañales multitalla así no tendría que comprar por etapas, como en los desechables. También supe que los pañales de tela han evolucionado en estos años, y ahora los componen dos partes: la parte del pantaloncito hecho con tela impermeable hacia afuera y una tela suave hacia el interior, las cuales forman un "bolsillo" en donde entra la segunda parte que es el absorbente, una tela tipo toalla generalmente hecha de microfibra que es la que se encarga de retener los líquidos. Pero las mejores opciones eran pañales importados, no solamente muy costosos, sino también realizados en el exterior y cuando tu vas a comprar pañales de tela, necesitas cómo mínimo entre 10 y 12 pañales y ahí ves que la inversión inmediata es grande, aunque el ahorro a largo plazo es significativo (yo por ejemplo pagué los míos en 5 meses).
A mi me gusta comprar productos realizados en mi país, y además apoyar empresas de mamás como yo. Así fue entonces que buscando por internet en las redes sociales, di con el grupo de mamás itinerantes y conocí a Pandora y sus pañales, los Pandora Baby. Una mujer emprendedora que se esfuerza por adaptar y mejorar cada día sus productos, ofreciéndolos a un muy buen precio realizados con excelentes materiales y lindos diseños.  Mi hijo menor los usa diariamente y se le ven preciosos, además de cumplir con su objetivo primario!
Debo decir que el pañal de tela no aguanta el mismo tiempo que un pañal desechable, es decir que si estas acostumbrada a cambiar a tu hijo cada 4 horas, con el de tela toca cada 3 (como en mi caso). Otro tip está en la lavada. Si bien son fáciles de lavar y se pueden hechar a la lavadora, es importante juagarlos previamente y una vez a la semana dejarlos varias horas en remojo con abundante agua y dos cucharadas de bicarbonato para erradicar el olor a orín.
Buena suerte escogiendo tus pañales!