Este sitio está concebido con el objetivo de recopilar y organizar la información que nos ha servido para programar y dirigir la estimulación y así documentar el desarrollo del aprendizaje de nuestro hijo. El deseo de proveerle un ambiente donde pueda desarrollar lo más libre y, naturalmente, que sea posible las múltiples inteligencias que nos conforman como seres humanos

____________________________________________________________________

miércoles, 9 de diciembre de 2009

CRONOGRAMA DE ACTIVIDADES: 1º INTENTO!

Ultimamente he estado pensando mucho en una progamación de actividades para hacer con Martín, una especie de cronograma que me ayude a distribuir mejor la semana, pero que al mismo tiempo sea lo suficientemente flexible para acomodarse a mi rutina ya que me siento un poco desorganizada, y poco a poco las necesidades de aprendizaje del niño se han ido volviendo más complejas, como tal las actividades que emprendemos también.

Entonces, he dividido las actividades para hacer en cuatro grandes grupos:

1- salidas a parques, museos, eventos infantiles, natación, etc. Estas requieren preparación, tiempo, desplazamientos y mi presencia total. Una salida de estas me puede tomar toda la tarde o tada una mañana. Tengo que tener en cuenta la merienda del nene y la mia.

2- juegos "intensos". Los he denominado así puesto que implican una gran dosis de logística casera, ya que son juegos con agua, con arcilla, arena, pintura de dedos y en general todas aquellas actividades que le encantan, las puede hacer en casa pero implican preparar el ambiente y el niño disfruta ensuciándose a montones. Una actividad de estas puede ser semi presencial para mi (puedo leer, o trabajar en el computador, o diseñar en la mesa, en todo caso tengo que estar en su rango de visión para poder compartir y que no salga todo untado a contarme sus hazañas con el peligro que ensucie por fuera de la zona destinada para él). Este tipo de actividades pueden tomar toda una jornada (mañana o tarde). Por lo general prefiero hacerlas en la mañana.

3- juegos "tranquilos". Estos juegos a veces de tranquilos no tienen nada, pero los llamo asi porque no me implican la logística de los juegos "intensos", jejejeje!! Son juegos de representación dramática como títeres, la casita, representación de roles, el lego (construir y destruir con bloques!), animales que hablan e interactuan entre si, en fin. También estan los juegos con reglas y turnos, como la loteria, las fichas de colores, etc. Estos juegos requieren mi presencia total, ya que aqui le enseño a compartir, a seguir reglas de juego, a representar un papel, etc. Además de estas actividades, aqui también puedo agrupar las sesiones de baile y música, la búsqueda de videos en youtube, la práctica de otros idiomas, juegos intercativos, leer un libro juntos, etc. Estos juegos todos combinados también me pueden tomar una jornada.

4- finalmente esta el juego libre, donde él juega por iniciativa propia lo que quiere jugar que este a su alcance sin la intervención de mami. Aqui estan los libros, el lego, los muñecos, los carros, loterias, crayolas, razgar y pegar, y todo lo que él puede hacer sin que mami mueva un dedo!! Estos espacios pueden durar desde una hora hasta una jornada, y generalmente aprovecho para adelantar las labores de casa y hacer mis propias cosas.

Bueno, aqui iría el cronograma:

LUNES   :         juego intenso (mañana) ; juego tranquilo (tarde) ; juego libre (noche)

MARTES:         juego intenso (mañana) ; juego tranquilo (tarde) ; juego libre (noche)

MIERCOLES:  juego tranquilo (mañana) ; salida (tarde) ; juego libre (noche)

JUEVES:          juego intenso (mañana) ; juego tranquilo (tarde) ; juego libre (noche)

VIERNES:        juego tranquilo (mañana) ; salida (tarde) ; juego libre (noche)

SABADO:         juego tranquilo con papi y mami y juego libre, alternados.

DOMINGO:     juego tranquilo con papi y mami y juego libre, alternados.


Cuando tengo que salir a hacer vueltas de casa y mias, cambio una jornada de juego intenso y compenso con juego libre, si me sobra tiempo.



domingo, 22 de noviembre de 2009

EL MUNDO ES MI SALÓN DE CLASES

En este sitio que ví en el blog de Ana P., encontré videos realizados por niños educados en casa, en una convocatoria para que expresaran como se sienten por ser desescolarizados, y puedo decir que quedé bastante impresionada. Espero los disfruten!!!

THE WORLD IS MY CLASSROOM

video ganador categoría 14-18 años

video ganador categoría 10-13 años

video ganador categoría 5-9 años

jueves, 19 de noviembre de 2009

PROYECTO: LOS NÚMEROS 2º PARTE


Ya Martín puede decir los números del 0 al 10 y sabe su secuencia, incluso intuye que expresan cantidad y tiempo también (en la manera que significa el tiempo para un niño de su edad). Reconoce los símbolos de los números donde quiera que los ve y como juguetes le tengo números de plástico, números de lija (método Montessory), cartones con números y su cantidad respectiva, y diferentes tipos de libros didácticos infantiles de números. Pero ahora me interesa mucho hacer énfasis en que aprenda el concepto de cantidad, más que los aprenda a recitar simplemente.
En esa búsqueda me he encontrado con esta información que con materiales que se tienen en casa y las rútinas diarias como lavar la ropa e ir de compras, podemos ayudar a que los niños pequeños entiendan más facilmente estos conceptos matemáticos.
El artículo se llama Cómo ayudar a su hijo con las matemáticas y aqui transcribo algunas partes que vale la pena resaltar (sobre todo para mi).

¿Qué actitud tiene usted sobre las matemáticas? ¿Considera usted que las destrezas matemáticas son importantes en la vida y en el trabajo? ¿Piensa que las matemáticas son útiles en la vida cotidiana? ¿O teme hacer cosas que requieren el uso de las matemáticas—como calcular cuánta alfombra nueva necesita comprar, hacer cuentas con el banco, o leer el manual técnico para instalar el nuevo aparato DVD? La manera en que usted responda a estas preguntas indica cómo pudiera estar influyendo en la actitud de su hijo hacia las matemáticas—y cómo él enfrentará su aprendizaje.

Aunque los padres pueden ser una influencia positiva para ayudar a sus hijos a aprender matemáticas, también pueden menoscabar sus habilidades y actitudes al comentar, por ejemplo: "Las matemáticas son muy difíciles," o "No me sorprende que no tienes buenas notas en matemáticas, pues a mí tampoco me gustaban cuando era estudiante," o "Yo no fui muy buen estudiante en matemáticas y mira qué bien me ha ido en la vida, así que no te preocupes demasiado si no sales bien." Aunque usted no puede obligar a su niño a disfrutar las matemáticas, sí puede alentarlo y puede tomar medidas para asegurar que aprenda a apreciar el valor que las matemáticas tienen en la vida cotidiana y en su preparación para el futuro. Puede señalar qué afortunado es de tener la oportunidad de aprender matemáticas ahora que el conocimiento de las matemáticas puede abrir las puertas hacia tantas posibilidades tan interesantes y emocionantes.

En nuestras interacciones cotidianas con los niños, hay muchas cosas que los padres podemos hacer—sin sermonear o presionar indebidamente—para ayudar a que los niños aprendan a resolver problemas, a comunicarse matemáticamente y a demostrar sus habilidades para razonar. Estas destrezas son fundamentales al aprendizaje de las matemáticas.

Examinemos cuidadosamente qué significa saber resolver problemas, comunicarse matemáticamente y demostrar la habilidad para razonar matemáticamente.

Alguien que sabe resolver problemas es quien cuestiona, encuentra, investiga y explora soluciones a los problemas; quien demuestra la capacidad para persistir en busca de una solución; quien comprende que puede haber varias maneras de encontrar una respuesta; y quien aplica las matemáticas con éxito a las situaciones de la vida cotidiana. Usted puede alentar a su niño a desarrollar un alto nivel de capacidad para resolver problemas al incluirlo en las actividades rutinarias que requieren el uso de las matemáticas—por ejemplo, medir, pesar, estimar costos y comparar precios de las cosas que quiere comprar.


Saber comunicarse matemáticamente significa utilizar el lenguaje matemático, los números, las tablas o símbolos para explicar cosas y explicar el razonamiento utilizado para resolver un problema de cierta manera, en vez de únicamente dar la respuesta. También significa escuchar cuidadosamente para entender las diversas maneras en que otras personas razonan. Usted puede ayudar a su niño a comunicarse matemáticamente al pedirle que explique lo que debe hacer para resolver un problema matemático o cómo llegó a la respuesta correcta. Usted puede pedir que su niño haga un dibujo o un diagrama para demostrar su método para encontrar su respuesta.

La capacidad para razonar matemáticamente significa poder pensar lógicamente, ser capaz de discernir las similitudes y diferencias en objetos o problemas, poder elegir opciones sobre la base de estas diferencias y razonar sobre las relaciones entre las cosas. Usted puede fomentar en su niño la capacidad para razonar matemáticamente al hablarle con frecuencia sobre estos procesos mentales.

Matemáticas en casa

Rima y canta. Edad preescolar

A los niños pequeños les encanta oír, cantar canciones infantiles y recitar rimas. Las rimas y canciones para aprender a contar ayudan a los niños a disfrutarlas mientras que los familiariza con conceptos básicos de matemáticas, como los nombres de los números y su secuencia.
-Qué necesita: Un libro de canciones de cuna, rimas o canciones infantiles
-Qué hacer: Enseñe a su niño la siguiente rima para aprender a contar, usando los dedos de las manos para dramatizar la rima:

Cinco Deditos

Uno es el dedito que apunta al sol.
Dos son los cuernos del caracol.
Tres son las patas del banco fuerte.
Cuatro son los árboles rodeando la fuente.
Cinco ratones muy asustados,
O cinco soldados muy bien formados.

Repita la rima varias veces con su niño. Cuando pueda recitar la rima completa, invite a otros miembros de la familia a recitarla con él. Déle la oportunidad de dirigir a todos por la sala mientras todos cantan.
Para la siguiente rima, enseñe a su niño los movimientos que acompañan la rima.

Los elefantes

Un elefante se balanceaba, sobre la tela de una araña;
Como veía que resistía, fue a llamar otro elefante.
Dos elefantes se balanceaban, sobre la tela de una araña;
Y como vieron que resistía, fueron a llamar otro elefante.
Tres elefantes se balanceaban, sobre la tela de una araña;
Y como vieron que resistía, fueron a llamar otro elefante.
Cuatro elefantes se balanceaban, sobre la tela de una araña;
Y como vieron que resistía, fueron a llamar otro elefante.
Cinco elefantes se balanceaban, sobre la tela de una araña;
Y como vieron que NO resistía,
¡Vaya costalazo que se dieron!

Después de cantar la canción, pida que su niño le muestre los deditos para demostrar cuántos elefantes hay al principio de la canción. Luego pídale que señale el número correcto de dedos y repita con usted los números del uno al cinco.
Enséñele al niño todas las rimas y canciones infantiles que fueron sus favoritas en su niñez, o pida que el niño le pregunte a sus abuelos qué rimas y canciones cantaban ellos cuando eran niños. Otra canción que pueden aprender es "Yo tenía diez perritos..."


Cacería de números. Edad preescolar

Al contar, nombrar los números y aprender a reconocer los diferentes valores de los números, los niños crean un fundamento para el desarrollo de su sentido numérico y el razonamiento matemático.

-Qué necesita: 

Tres huevitos de plástico que abren y cierran (o algo similar)
Botones
Bolsitas o redecillas de plástico

-Qué hacer:  En las bolsitas o redecillas, ponga varios botones en distintas cantidades y meta los paquetitos en cada huevo. Mientras su niño está fuera del cuarto, esconda los huevitos.
Llame al niño y dígale que ha escondido tres huevitos y que le ayude a encontrarlos. Cada vez que encuentra uno, pida que cuente en
voz alta—"1," "2," "3."
Cuando haya encontrado todos los huevitos, pídale que los abra y saque los botones, pero sin abrir los paquetitos. Pídale que cuente cuántos botones hay en cada paquete.

A veces los niños muy pequeños no entienden que contar significa nombrar los números en un orden específico. Este punto fundamental debe ser reforzado frecuentemente.


Edad preescolar hasta el jardín de niños

Se pueden utilizar actividades comunes para reforzar el sentido numérico de los niños e iniciarlos en las operaciones aritméticas como sumar y restar.
-Qué hacer:
Salga a caminar con su niño. Pueden caminar en su vecindario, en un parque, o simplemente en varios cuartos de su casa. Mientras caminan, pídale que haga cosas ridículas como, por ejemplo:


-Que tome dos pasos grandes y tres pasos pequeños.
-Que tome tres pasos pequeños, que brinque una vez, y luego tome tres pasos grandes.
-Que tome un paso pequeño, luego dé dos vueltas.
-Que brinque cuatro veces y luego dé una vuelta.
-Que tome tres pasos grandes hacia delante y dos pasos grandes hacia atrás.

Cuente en voz alta cada tipo de acción que haga el niño y elógielo por sus esfuerzos ¡Qué bien lo hiciste!
Inviertan los papeles y pida que su niño le sugiera cosas ridículas a usted para hacer mientras caminan.
Para el niño mayorcito, que ya está en el jardín de niños, modifique la actividad, pidiéndole que adivine (estime) cuántos pasos le va a tomar, por ejemplo, para llegar desde el árbol hasta la esquina. Después de que haga su estimación, pídale que cuente los pasos para ver qué tan precisos fueron sus cálculos. Después, pídale que calcule cuántos pasos le va a tomar a usted para cubrir la misma distancia. ¿Serán más o menos que los suyos? De nuevo, pídale que cuente para verificar si sus respuestas fueron correctas.

Durante el transcurso del día, busque oportunidades para que los niños practiquen su aritmética. Pregunte, por ejemplo, ¿Cuántas revistas llegaron en el correo hoy?; ¿Cuántas cartas más necesitamos para llegar a 10? ¿Qué hay más: revistas o cartas?


Edad preescolar hasta el jardín de niños

Las actividades para clasificar y conseguir la pareja correspondiente ayudan a que los niños se comiencen a familiarizar con varias operaciones matemáticas, como clasificar y medir.
-Qué necesita:
Varios pares de calcetines de diferentes tamaños y colores
Ropa limpia
-Qué hacer: Cuando le toque lavar y doblar la ropa limpia, pida que su niño le ayude y hagan las siguientes cosas: 
Levante uno de los pares de calcetines del niño y diga, por ejemplo, "Estos calcetines van juntos porque cada uno es rojo y es del mismo tamaño que un piecitoel tuyo."
Levante otro calcetín y pida que su niño busque el par en el cesto de ropa limpia. Cuando escoja su calcetín, pida que le explique por qué piensa que ese es el par del primer calcetín.
Siga buscando calcetines hasta que su niño encuentre todos los pares. Si comete algún error, corríjalo gentilmente, pidiendo que le explique cuál es el color de cada calcetín y que mida los dos calcetines juntos para ver si hacen par.
Después de realizar esta actividad varias veces, deje que el niño escoja varios calcetines para que usted busque sus pares. (De vez en cuando, escoja el calcetín incorrecto para darle una oportunidad de corregirle a usted.)
Pida que el niño le ayude a separar la ropa antes de lavar. Pídale, por ejemplo, que junte toda la ropa azul, toda la ropa blanca, todas las toallas, etcétera. También le puede pedir que cuente mientras separa la ropa. ¿Cuántas toallas tenemos? ¿Cuántas camisas? Diga, "Yo he contado cinco camisas. ¿Estás de acuerdo?" Entonces pida que el niño cuente las camisas en voz alta. De vez en cuando, déle un número incorrecto para que pueda contar los artículos uno por uno y demostrar que usted se ha equivocado.

Los niños necesitan ver que los adultos también cometen errores matemáticos de vez en cuando y que pueden identificarlos y encontrar maneras para corregirlos.


Para niños desde el jardín de niños hasta el primer grado


Una vez que los niños entren a la escuela, las actividades matemáticas en casa pueden ayudar a reforzar lo que están aprendiendo sobre los números y operaciones aritméticas como sumar y restar, y también reforzar destrezas como clasificar y razonar matemáticamente.
-Qué necesita:
Un recipiente grande
Botones, tapas de botella, llaves viejas u otros artículos pequeños que se pueden contar
-Qué hacer: Algún día lluvioso, coloque los artículos en el recipiente y déselo al niño. Pida que ordene y clasifique los artículos en varios grupos: llaves, botones, y demás. Luego pídale que explique de qué manera los artículos en cada grupo son similares o diferentes. Por ejemplo, algunos botones serán grandes y otros chicos, algunas llaves son plateadas y otras doradas. 
Deje que el niño escoja uno de los grupos de artículos y que los organice según una característica, por ejemplo, el largo de cada uno. Pida que ordene los artículos y que compare y contraste lo que ve. Por ejemplo, ¿cuántas llaves cortas hay? ¿Cuántas largas?
Después, pida que el niño use los artículos en otro grupo para resolver problemas matemáticos sencillos. Prueben problemas como los que siguen:

Si tienes 10 tapas de botella y me das dos, ¿cuántas tapas te quedan?

Si tienes tres botones grandes y tres pequeños, ¿cuántos botones tienes en total?
Invéntese actividades que presenten un desafío para su niño y que requieran de su razonamiento matemático. Pídale, por ejemplo, que observe los artículos cuidadosamente y responda a las siguientes preguntas:

Cuando comparas las llaves doradas y las plateadas, ¿siempre son más pesadas las llaves doradas que las plateadas?

¿Los botones grandes siempre tienen más agujeros que los botones pequeños?

Si mantiene un tono alegre y liviano mientras realizan actividades matemáticas, será más probable que los niños van a disfrutarlas y no considerarlas como "tarea."


Edad preescolar



Preparar una lista de compras para el supermercado puede ser agradable y una buena oportunidad para reforzar el sentido numérico de su niño pequeño.
-Qué necesita:
Una lista de comestibles
Fotos de comestibles recortados de revistas, catálogos o volantes de promoción (por ejemplo, escojan dibujos o fotos de diferentes tipos de vegetales, frutas, leche o jugo, latas de sopa, cajas de cereal o galletas, y barras de pan)
Fichas (o tarjetas de papel grueso)
Pegamento en barra
Una caja pequeña (para las fichas)


-Qué hacer: Junten las fotos o recortes de los comestibles y ayude al niño a pegar uno en cada ficha. Luego invite al niño a observar mientras usted prepara la lista de compras. Léale la lista en voz alta, artículo por artículo, diciendo, por ejemplo, "Necesitamos comprar más leche. Busca la ficha de la leche." Cuando el niño encuentre la ficha, pónganla en la caja. Sigan así con el resto de la lista, pidiendo que el niño encuentre las fichas para manzanas, papas, pan, sopa o jugo.
Cuando hayan acabado, pida que el niño cuente cuántas cosas hay que comprar; y ayúdelo a contar las fichas en la caja.
Pida que el niño agrupe todas las fichas de los vegetales, luego todas las frutas. (Pueden seguir agrupando toda la latería, cosas que vienen en cajas, y demás.)
Señale un grupo de fichas, como las de las frutas. Ayude al niño a contar el número de fichas en ese grupo. Hagan lo mismo con los otros grupos.

Use los volantes de promoción de los supermercados para ayudar a su niño a identificar, clasificar y contar artículos. Por ejemplo, pregunte, "¿Cuántas latas de sopa hay?" "¿Cuántos vegetales puedes contar?



martes, 17 de noviembre de 2009

APRENDER MÚSICA JUGANDO

Buscando información para iniciar la enseñanza musical de manera didáctica, me he encontrado con estos sitios, de uno de los cuales recojo este texto en su gran mayoría.
El texto a continuación es de la revista SUR CULTURAL y los ejercicios y juegos que presentan me parecen muy válidos para implementar con niños pequeños, pues no manejan teoría sino percepción, apreciación y expresión musical.
La idea de esta información es empezar una iniciación musical, más no volver músicos a los niños pequeños. Ya si con el tiempo, ven gran empatía de sus hijos por el desenvolvimiento musical, existen otros métodos para niños mayores más complejos y destinados para tal fin.

En Educación Primaria, ¿se enseña en general música o a cantar?. Enseñar música implica mucho más que enseñar canciones, esta asig­natura comprende audición, interpretación, creación y es tarea de todos los profesores ha­cerla llegar a todos los alumnos. “La educa­ción artística debe permitir un equilibrio entre el hacer y el apreciar, por lo tanto, no puede ser dejada al azar ni ser un tema opcio­nal en la formación de los niños”, como dijo la profesora Concepción Martorell en el “semina­rio Competencias de la Educación Musical en el nivel Preescolar y Primer Ciclo Básico”.

El problema es que hay pocos pedagogos en Educación Musical que estén preparados para los primeros años de escolaridad, y por eso algunas veces las escuelas no cuentan con profesor en esta área, lo cual agraba más la situación de enseñar la música de una manera adecuada.

Entonces, ante esta situación, cómo se debe enseñar música en la escuela. Aquí damos algunas recomendaciones para docentes otorgadas por la profesora Carmen Lavanchy:

-Para enseñar música hay que hacer música y no necesariamente teoría.
-Agudizar la percepción de los niños a través de canciones y audiciones.
-Aumentar las experiencias musicales en calidad y en variedad.
-Profundizar los conocimientos que sean fruto de la experiencia del menor y desarrollar la creatividad a través de la percepción y de los recursos y habilidades de cada uno. Entre otras.

Es por todo lo dicho anteriormente, que creemos que la mejor manera de enseñar música es por medio del juego, así el niño logrará asimilar los contenidos musicales de una forma más fácil y permanente.

A seguir, damos ejemplos de algunos juegos que fueron implantados en un Segundo año de Pri­maria (7 años de edad).

Primera Actividad Musical
Objetivo:
Desarrollar la sensibilidad auditiva y el sentido rítmico a través del movimiento del cuerpo.

Recursos:
Grabador y cd con distintos ritmos musicales.

Lugar:
en un salón con espacio libre.

Desarrollo:
La consigna es que escuchen las distintas músicas que se les presentan y que sigan el ritmo de cada una de ellas con el movimiento del cuerpo, utilizando todo el espacio del salón.

Este juego finaliza cuando el docente lo considere necesario.

Segunda Actividad Musical
Objetivo:
Reconocer los distintos instrumentos musicales y sus sonidos.

Recursos:
Láminas con imágenes de instrumentos y cd con sonidos de diferentes instrumentos.
Lugar: el salón de clases.

Desarrollo:
Se nombran y describen los instrumentos que aparecen en las láminas que trajeron. Se colocan las mismas pegadas en el pizarrón. El juego cosistirá en que cuando suene el instru­mento (prendan el grabador), tendrán que ir hasta la imagen que le corresponde, señalarlo y decir cuál es.

Tercera Actividad Musical
Objetivos:
Desarrollar la atención, la concentración, la memoria y la expresión personal.
Despertar el amor por la música.

Recursos:
Materiales reciclables, colores, marcadores, hojas de garbanzo, tijera y cascola.

Lugar:
en un salón con espacio libre

Desarrollo:
Escuchan una música sinfónica y en equipos tienen que hacer un dibujo o una escul­tura que represente lo que trasmite la misma a través de sus sonidos.

Con ingenio los docentes podrán crear muchas actividades más, que le permitan al niño acercar­se a todos los contenidos de la música de una forma divertida y enriquecedora.

Para aquellas personas que quieran saber sobre las metodologías en la enseñaza de la música, les recomendamos este excelente artículo http://portal.educ.ar/debates/eid/musica/publicaciones/metodologias-en-la-ensenanza-de-la-musica.php escrito por Augusto Burgos.

Además de esta información está el método de MÚSICA EN COLORES de la pedagoga Estela Cabezas que le pueden dar un vistazo en esta página

La idea de esta información es empezar una iniciación musical, más no volver músicos a los niños pequeños. Ya si con el tiempo, ven gran empatía de sus hijos por el desenvolvimiento musical, existen otros métodos para niños mayores más complejos y destinados para tal fin.

PROYECTO: LENGUAJE 6º PARTE

Hace rato no escribía los avances en metodología que implementamos y los avances del lenguaje que ha hecho Martín, porque cada niño va a su ritmo, pero ya hay un par de aspectos que podemos comentar.
En el proceso con el idioma español, como es su lengua nativa, él quiere hablar y repetir todo lo que ve y olle, así como relatar de alguna forma sus primeras experiencias. Algo que hemos venido haciendo con su padre, es incentivarle a recapitular, describir y relatar acciones hechas con anterioridad, cómo por ejemplo cuéntale a la abuelita qué hiciste en el parque hoy. Al principio fué más el ejercicio de nosotros cómo padres ayudándole a reconstruir los hechos vividos y a armar las frases, ahora ya se desenvuelve más independientemente en ese sentido y a veces por iniciativa propia cuando habla por teléfono con gente real (e irreal también!) ya cuenta toda una historia. Este mismo proceso lo aplicamos a los programas de tv, pues me interesa que él pueda interpretar, asimilar y recrear lo visto, no que simplemente lo vea como un personaje aislado, así él también nos pueda compartir lo visto en televisión o en el computador. Cuando jugamos con él, cuando vemos una película, estamos compartiendo el tiempo y las experiencias, y juntos relatamos lo que estamos haciendo o viendo, con esto le ayudamos a armar las frases, aumentamos su vocabulario y nos integramos en su mundo, así después sabemos él de que nos está hablando y no somos ajenos a su realidad.
Con el idioma inglés han sucedido otras cosas. Los bits de inteligencia de Doman ya no le interesan tanto, y cómo mi objetivo no es presionarlo para el aprendizaje, sino que lo haga con gusto, pues estaba un poco preocupada ya que no sabía cómo hacer para seguir con la imersión en este idioma. Hace unas dos semanas me sucedió algo muy agradable: pusé en youtube un video en inglés cantado y bailado de una canción que me gusta mucho, y no se si al cantarlo con todo el corazón haya motivado a Martín para cantarlo también, pero lo que sí se es que ahora me lo pide a cada rato y ya completa algunas frases con palabras en este idioma, aumentando su vocabulario de manera sustancial. Este hecho me abrió la posibilidad de ponerle más videos (plaza sesamo sobre todo) con canciones que hablan sobre el abecedario, el sol, estrellita, en fin, canciones sencillas de vocabulario básico, ya que hubo un tiempo donde no quería escuchar el idioma inglés. Ahora mi hijo anda pegadísimo y le tengo una lista con videos que quiere repetirse a cada rato. Lo que más me tiene feliz es que está aprendiendo palabras nuevas cada día reforzadas por lo que escucha y ya puede completar frases.

Aqui adjunto algunos videos que más nos gustan para practicar el inglés.





sábado, 7 de noviembre de 2009

Reunión Homeschoolers en Chía

El viernes estuvimos Martín y yo en un almuerzo dedicado a los ponentes participantes del Seminario en Educación en Ciencias Sociales, realizado en la Universidad Nacional de Colombia, que organizó Erwin Fabían, aprendiz de la vida (cómo él mismo suele llamarse!) y dentro del cual destinó una tarde de los tres días que duraba el seminario al tema de la desescolarización, educación en casa, autoaprendizaje, trayendo a varios ponentes internacionales que hablaron con propiedad sobre el tema, y sobre todo, que unieron lazos con este gran grupo de padres educadores y aprendices, que somos todos nosotros, fomentando la integración, el debate de ideas y el apoyo que siempre se necesita en este camino que algunos hemos tomado pero que desafortunadamente no es aceptado totalmente por nuestra sociedad. Nos dimos cuenta que no importa el país, ni las culturas, el sentimiento es el mismo, somos nosotros los padres que estamos realmente interesados en el libre desarrollo de nuestro hijos los que podemos unirnos a través de esta experiencia tan maravillosa con gente que habita en el lado opuesto del planeta, y así mismo, con nuestro ejemplo, demostrarles a nuestros hijos que es posible marcar la diferencia, y que ser diferente muchas veces no es malo, más bien muy bueno!! Asistieron personajes como Braulio Hornedo, Paula Rothermel, Madalen Goiria, Sorina Oprean, Blane Despres, Pat Farenga, Christian Beck, Carlos Cabo, que están transitando o ya han transitado con sus propios hijos el proceso, y que aún siguen involucrados en el tema, dando conferencias, ayudando a diferentes grupos en el mundo y en sus propios paises, brindándoles la oportunidad a mucho padres de no desistir en su sueño de una educación mejor para sus hijos, pero sobre todo respetuosa y comprometida verdaderamente en el propósito de formarlos como seres integrales y autónomos. Nos encontramos con seres humanos maravillosos que compartieron con nosotros una tarde en familia con música hecha por jóvenes y niños y un ajiaco digno de los mejores restaurantes, en donde no hubo ni un momento de aburrimiento, pues cada uno, adulto o niño, encontró su lugar para disfrutar de la mejor forma este encuentro.
Viviana dejó un comentario lindísimo en su blog (con videos y todo!) acerca de la reunión con ajiaco en Chía, y Ana Paulina escribió acerca del seminario en el suyo
Lo único que me queda por decir es: QUE SE REPITA!!!!

jueves, 5 de noviembre de 2009

lunes, 2 de noviembre de 2009

GUARRR, QUE MIEDO!!!


Les quiero compartir esta foto de nuestro león Martín, en el día de las brujas!!!!

LA PRESIÓN DEL TRIUNFO

Hoy leí este fragmento del libro TU HIJO del DR. BEJAMIN SPOCK con revisión y actualización del Dr. Robert Needlman, y me gustó mucho por que en este cuento de educar al hijo en casa, nos hemos dado cuenta que lo mejor es dejar que nuestro hijo vaya a su propio ritmo, aunque le brindamos la oportunidad de estimularlo con material didactico, pero siempre muy atentos a las reacciones para saber cuando es oportuno un juguete o una actividad, y cuando no.

Aunque se ha descubierto que con el suficiente empeño se puede enseñar a leer a un niño de dos años o conseguir que otro de un año identifique las tarjetas de ayuda pedagógica, no es prudente hacerlo. Algunos padres, espoleados por la esperanza de que lo único necesario son unos juegos correctos desde la infancia y la adecuada estimulación en casa y en el colegio, pretenden crear un niño precoz y brillante. Pero este tipo de ambición paterna, aunque comprensible en una cultura en donde la inteligencia es tan valorada, es un error y tiene muchas posibilidades de fracasar. La capacidad mental es sólo uno de los aspectos de la personalidad, y es posible que no consiga hacer triunfar en la vida aun apersona, a menos que se compense con el cariño, el sentido común y el respeto por los demás. Presionar demasiado pronto a un niño para que tenga éxito siempre tiene un coste: la relación entre los padres y el hijo puede volverse tensa y centrarse en exceso en el éxito intelectual, en lugar de en la proximidad emocional, y el niño puede descuidar algunas áreas de su desarrollo en su intento de lograr el dominio de una en concreto.

Intentar crear un super niño es una gran equivocación, aunque comprensible, que cometen muchos padres. Todos por supuesto, queremos que nuestros hijos hagan el mejor uso posible de sus talentos y que aprendan todo lo que puedan.Pero los intentos prematuros de inflar de manera artificial esos talentos son insensatos, y a veces, perjudiciales. No hay ninguna prueba fehaciente de que presionar a un niño le dé ventaja a posteriori. Ser el primer niño del barrio en hacerlo casi todo no implica acabar siendo más competente que los que desarrollan sus habilidades más tarde. La precocidad artificial conlleva siempre un coste. Los intentos de adelantarse en un área -aprender a leer antes, por ejemplo- casi siempre se consiguen a expensas de otra área importante del funcionamiento, como pueda ser la de las relaciones con los demás niños. Los niños se desarrollan de manera óptima cuando se permite que su naturaleza y talentos innatos se desarrollen a su propio ritmo.

jueves, 15 de octubre de 2009

BIBLIOTECA DIGITAL MUNDIAL

Hola a todos!!

En uno de esos correos masivos que llegan, me llegó el link de la BIBLIOTECA DIGITAL MUNDIAL. Ya lo estuve revisando y está bastante bueno, hay muchísimo material para consultar incluyendo obras antiquísimas en sus idiomas originales.

Espero les sirva mucho!!!!

sábado, 3 de octubre de 2009

Desarrollo del lenguaje:Trabajando con las rimas

Hola a todos!! cómo siempre, navegando por aqui y por allá, me encontré con este artículo, para trabajar con niños que ya esten hablando, entre los 2 años y medio y los 6 años. El artículo es una actividad para trabajar con las rimas y desarrolla la comprensión del lenguaje, en cuanto que se identifican sonidos similares, palabras finales, además de ayudar en el desarrollo musical y sicomotriz, pues incorpora palmas y moviento corporal, integrando cordinación mental y física.

jueves, 1 de octubre de 2009

miércoles, 30 de septiembre de 2009

¿CUÁL METODOLOGÍA USO?

En estos últimos días he recibo varios correos donde me preguntan sobre la metodología que uso, que si Doman no es muy conductista para la enseñanza y temas por el estilo. Es natural tener dudas, y por más de que trate de plasmar mi proceder y desarrollo de la educación de mi hijo, se quedan cosas en el tintero que nunca terminan por decirse.
Yo tengo cero de metodología, mi única guia real es hacer énfasis en actividades que ayuden a desarrollar los sentidos, pero hago como la mayoría, si Martín quiere pintar, pintamos, si quiere leer, leemos, etc. Lo de Doman lo he utilizado para darme pautas y herramientas, aunque no lo he seguido al pie de la letra porque me parece un poco conductista, pero si me ha gustado para coger conceptos de formas de trabajo y utilizarlas con Martín, como por ejemplo las tarjetas de bits de inteligencia (imágenes con nombres). No estoy esperando que él aprenda a leer y a escribir ya, pero si estoy aprovechando su periodo de mente absorvente para que adquiera el vocabulario en el que él pueda estar interesado, como por ejemplo los animales. No se trata de volverlo un niño lleno de conocimiento, se trata de ayudarlo en su descubrimiento del mundo. Ha sido tan fácil enseñarle las cosas, que simplemente le doy lo que me pide (en cuanto a información!jeje) y trato de organizarle "juguetes"  a lo Montessori: objetos que le sirvan para aprender, como loterias con nombres e imágenes de objetos, animales, colores. Le compre unos números de plastico y él juega con ellos, los organiza, los pone sobre otras tarjetas con números, los pone sobre sus libros de números, etc. El mismo va haciendo su aprendizaje y yo sólo le doy una pequeña guia. También por eso termine haciendo el blog, pues no encontraba una metodología exacta para los niños en esta edad, en vez de eso encontraba cantidades de información, entonces fué cuando me di cuenta que no hay una exacta forma de enseñar a descubrir el mundo sino por la experimentación propia, y me llene de información que quise organizar en un lugar y que además le sirviera a otros padres que andan en la misma búsqueda.
Yo soy bastante ecléctica en mi proceder y he tomado todo lo que me ha parecido interesante y viable para utilizarlo en la enseñanza de mi hijo. Yo procuro no sesgarme en una sóla opinión, y sobre todo, procuro documentarme bien para saber cúal es el camino a tomar. El método Waldorf, es muy parecido al Montessori pero se basa más en la experimentación con la realidad in situ, es decir con la naturaleza, las cosas de casa, en fin. El método Montessoti me gusta mucho en cuanto a la manera en que esta enfocada la forma de enseñar, pero hay que tener en cuenta que muchos de los ejercicios fueron pensados para niños con cero estímulos de un orfanato, así que tienes que ser selectiva a la hora de escoger el material. La metodología es muy interesante, además que propone un crecimiento espiritual y mental del maestro para poder ayudar a desarrollar al niño. Existe un libro que me leí recientemente que se llama Un enfoque moderno al método Montessori de Paula Polk Lillard, el cuál da buenas pautas para ayudarnos en el proceso de guía en el aprendizaje infantil.
Mi intención con este blog no es el de decirles a los padres cómo tienen que educar a sus hijos, mi intención es la de plasmar mis puntos de vista y mi proceder con el fin de que mi experiencia le pueda servir a otras personas para ayudarlos a perfeccionar sus propios métodos personales.

lunes, 28 de septiembre de 2009

Dos años y medio...aprender a comportarse

Revisando el blog de lola me encontré con este fragmento de un libro que ella se está leyendo llamado "Aprender a comportarse" de Penélope Leach. Ya que Martín está llegando a esa edad y estamos viendo como ha aumentado su seguridad en si mismo para explorar, pero al mismo tiempo su necesidad de límites está ahí, me parece muy pertinente colocarlo aqui para que aprendamos un poco más del comportamiento de los niños pequeños y no nos volvamos extremadamente autoritarios.
"Todos tenemos días en los que escuchamos nuestras propias e incordiantes voces diciendo continuamente «No», «Ya basta», «No hagas eso» y en los que también escuchamos los sombríos silencios que se producen entre los estallidos. 
Todos pasamos por momentos en que apartamos a los niños de los objetos, o los objetos de los niños con un poco más de la fuerza necesaria, en los que tratamos a nuestros hijos de formas que recordamos de nuestra propia infancia y que juramos evitar, y en los que odiamos a esos niños por hacemos tan odiosos. 
Ayuda el saber que ésas son cosas que les suceden a todos los padres y ser conscientes de que no están causadas por delitos específicos de los niños, sino por una irritación general con su naturaleza infantil. 
Y ayuda a sus hijos porque si no pueden ser infantiles a los dos o a los cuatro años, - ¿cuándo podrán serlo? ...

A pesar de todo, estos años de la primera infancia son el período ideal para reconciliarse con lo que se esperará de ellos en el futuro, así como para practicar los comportamientos que constituyen una prioridad social en estos momentos. Los niños pequeños aprenderán casi cualquier cosa que los adultos traten de enseñarles porque desean saberlo todo.
  • Desean saber, particularmente, cómo comportarse porque quieren ser como ustedes y complacerlos.
    Procuren que el proceso no se vea afectado por una palabra de carga tan pesada como «disciplina», con todos sus espectros relacionados, como la «desobediencia» y la «falta de sinceridad». 
  • Ese proceso debería ser siempre interesante y a menudo agradable, tanto para usted como para el niño.
    Si les gusta su hijo, y si además de amado se sienten complacidos por haber realizado hasta el momento un buen trabajo como padres, quizá puedan pasar por su infancia sin pensar siquiera en la «disciplina». Si pueden hacerlo así, háganlo.
    La ausencia de reglas y normas en el hogar no significa que sean ustedes negligentes.
    Su hijo experimenta distintos estados de ánimo y ustedes también. El niño comete equivocaciones, como ustedes y a veces hace lo que desea, en lugar de lo que debiera, como todo el mundo
  • Para poder llevarse bien en la vida, procuren tratarse unos a otros como seres humanos, y es posible que eso sea lo único necesario.
    Si las cosas funcionan de ese modo, no se moleste en leer este capítulo, destinado únicamente a los millones de padres que necesitan de una seguridad más estructurada con respecto a que sus hijos no se les «escaparán de las manos», o que ya experimentan la sensación de tener algunos problemas con la disciplina.
  • Aunque todos los padres experimentan momentos en los que desearían que sus hijos les «obedecieran al instante», de tal modo que decides: «Siéntate y estáte quieto» produjera unos niños quietos y silenciosos, la única clase de disciplina que realmente merece la pena es la autodisciplina que algún día le permitirá hacer y comportarse como debe cuando no haya nadie para decide lo que ha de hacer o incluso observar si no lo hace.
    Aprender los rudimentos de la auto disciplina exige mucho más tiempo que los años de la primera infancia.
  • Ahora que ya es un niño en edad preescolar, está preparado para empezar a aprender a cuidar de su propia seguridad y aceptabilidad social. Le enseñará a comportarse en innumerables situaciones y circunstancias diferentes y le ayudará a comprender que todas esas formas diferentes de comportamiento se resumen en algunos principios básicos y vitalmente importantes, como la sinceridad o la amabilidad.
  • A medida que aumente su comprensión, irá usted retirando su control, paso a paso, confiando en que sea él mismo quien aplique los principios aprendidos porque hacerlo así ya no es una cuestión de obedecerle, sino de ser fiel a sí mismo. 
  • «Mostrar» al niño cómo debe comportarse es clave porque el niño imitará el comportamiento que le dé usted con su ejemplo, antes que adaptarse a lo que usted le diga.
    De hecho, si existiera un vacío de credibilidad entre lo que usted dice y lo que hace, él hará lo que usted haga, al margen de lo que le diga, así que tenga cuidado con las técnicas disciplinarias anticuadas como «devolver el mordisco» a los niños que muerden.
  • El «cómo» también es un concepto importante porque a los niños les resulta mucho más facil comprender y recordar instrucciones positivas que negativas: es decir, recuerdan mejor lo que deben hacer antes que lo que no deben, y prefieren la acción a la inacción.
  • Procure decirle: «Así» en lugar de «Así no», y decir «Sí» y «Adelante» al menos con la misma frecuencia con la que diga «No» y «Basta».
    Su hijo no le ofrecerá mucha más amabilidad, consideración y cooperación de la que usted le ofrezca a él y es muy probable que reproduzca su misma forma de hablar (tanto buena como mala) y muchas de sus mismas actitudes
  • Procure recompensar el buen comportamiento y no el malo. Recuerde que la atención adulta actúa como una recompensa y que los niños pequeños a menudo prefieren contar con una atención malhumorada, antes que con ninguna. Si no hace caso de su hijo cada vez que está tranquilamente ocupado y sólo le presta atención cuando debe, estará recompensándole por molestar y castigándole por ser un placer.

martes, 22 de septiembre de 2009

AHORA ESTOY EXPLORANDO...

Ahora estoy explorando mami, faltaría que Martín me dijera en cualquier momento. Se la pasa de arriba a abajo con su taburete amarillo, poniéndolo en todos aquellos lugares para él antes inaccesibles, incluyendo la lavadora. Como todo padre debe haber notado, todo objeto con botones que logran una acción, son objetos deseados enormemente por los niños, y eso incluye obviamente la lavadora. En un principio le decía simplemente NO MARTÍN, pero al ver que eso era totalmente inservible, y que entonces ponía zanahorias y papas también en la lavadora junto con la ropa y la prendía, emprendí una actitud diferente: ahora cada vez que voy a poner la lavadora a funcionar digo MARTÍN, VEN QUE NECESITO QUE PONGAS LA LAVADORA, él viene corriendo donde sea que esté con su butaco amarillo, se sube y sigue muy juicioso las indicaciones que le doy: Primero la prendes, luego cuadra el ciclo, eso, otra vez, ya está, ahora el nivel del agua, muy bien, ahora inicio..y... listo!! se pone muy contento por hacer algo de los grandes, sigue mis instrucciones sin afán y me encargo de decirle que él no tiene necesidad de prender la lavadora sin mi permiso, pues siempre que la voy a prender se lo pido a él, eso sí, tengo que estar pendiente de no romper la promesa, pues si él llega a oir que la prendo sin decirle, se rompe el encanto.
Me ha servido la experiencia para entender que cuando quieres que tu hijo respete una acción, lo mejor es incorporarlo a ella, como cuando voy al mercado. En vez de estar gritandóndolo para que esté juicioso, es decir quieto al lado tuyo sin coger los productos que se exhiben, lo pongo a que me ayude a escoger las papas, los tomates, etc. y ahi sí se queda juicioso y contento!!

lunes, 14 de septiembre de 2009

ENCUESTA: ¿Dejar la vida para criar un hijo?

Recientemente tuve una charla con una persona amiga, y entre todos los argumentos que sostiene, me dice que uno de los principales motivos por el cual le parece que sus hijos deban ir al jardín y por supuesto luego al colegio, es que uno como padre o madre que asume la educación en casa, está dejando de lado su vida para asumir el control total de la vida del pequeño, y que cuando ellos crezcan o vayan al colegio o mueran, o lo que sea que pase que los aleje de nuestro lado, el padre o la madre que decidió dedicarse al hijo, se va a quedar sin plan ni propósito para continuar en la vida. Otro punto que esta persona argumenta es que entre más rápido socialicen los hijos en un medio externo al núcleo familiar, será mejor para ellos, y por supuesto para los padres también, porque se podrán librar por algunos momentos de la presencia absorvente de los pequeños y dedicarse a labores que los enriquezcan profesionalmente, pues es importante, según esta persona, no olvidarnos de nuestro desarrollo personal, ya que la llegada de un hijo no implica cambiar radicalmente nuestra vida, sólo un poco ( ja!)
Pienso que criar al hijo en casa, y personalmente, no sólo va en beneficio de él o ella, sino también de uno mismo como padre y ser humano, pues encargarse de su educación es una tarea que si se asume a cabalidad, implica un crecimiento intelectual, personal y espiritual: es el proyecto más grande que tienes en tu vida y como tal lo afrontas. Dedicarse a la crianza de los hijos no significa olvidarse de uno mismo como persona y ser humano, significa crecer con ellos, brindarles el ejemplo, demostrarles con hechos y palabras que son importantes para nosotros, así como ellos nos demuestran con cada descubrimiento que nosotros somos importantes para ellos, que nuestra opinión y aceptación es muy importante en su vida. Implica un esfuerzo muy grande puesto que para dar el ejemplo no sólo se debe centrar en suplir las necesidades cotidianas (comida, techo, cariño, tiempo, etc), sino también pienso que es importante que nuestros hijos se den cuenta que tenemos actividades que nos apasionan, que aunque los amamos mucho y haríamos lo que fuera por ellos, existen muchas más cosas en la vida para realizar, y qué rico y excitante podría ser involucrar a nuestros hijos en nuestras pasiones, actividades deportivas, creativas, intelectuales, darles la oportunidad de apreciar a sus padres en una faceta diferente a la del padre del día a día, mostrarles la excitación que nos produce contemplar un paisaje, un partido de tennis, un libro, crear un cuadro, etc. A nuestros hijos le gusta contemplar y participar en las actividades que los padres realizan con gusto, y les gusta saber que son muy importantes en la vida de nosotros pero no lo son todo! Criar a un hijo en casa, implica modificar todo tu esquema de vida (o por lo menos el mio!) y organizar la vida cotidiana, la crianza y el desarrollo de cada uno de los miembros de la familia para que se realice de manera autónoma y al mismo tiempo compartida. Es una experiencia difícil, pero enriquecedora: te permite crear nuevas estrategias de juego, te permite discutir y hablar con tu pareja y con tus hijos el rumbo que esta tomando la familia y cada miembro y tratar de encontrar el balance y el crecimiento en cada acción, te permite evaluar y replantear el proyecto de nuestras vidas, y por sobre todo, nos vuelve más creativos para tratar de alcanzar nuestras metas. ¿Quién dijo que el éxito profesional y el familiar no pueden ir de la mano? De pronto no formaremos un futuro millonario, pero seguro formaremos un ser humano seguro de si mismo, con un alto contenido de amor propio y dispuesto a amar y formar una familia sin dejar de lado sus pasiones, más bien tratando de integrarlos para que todos puedan disfrutar o sentir como ese ser humano disfruta de las acciones que tanto le gusta realizar. Se puede educar en casa y hacer de esta actividad un proyecto de vida que continua aún cuando los hijos se han ido y se puede complementar con cualquier otra actividad que te apasione, como por ejemplo escribiendo libros, haciendo conferencias, compartiendo la experiencia con otros padres, usando la información adquirida para aplicarla en campos tan diversos como la arquitectura, la escritura, el arte, el derecho, el cine, etc., creatividad ante todo!! Claro, lo mas fácil es seguir tu vida como de costumbre y acomodar la vida del niño a tus rutinas, metas y sueños, pero lo más dificil es ser creativo para acomodar tus proyectos y sueños y enlazarlos dentro del gran proyecto llamado FAMILIA.
¿Ustedes qué piensan? por favor espero sus comentarios, porqué quiero llenar este blog de argumentos diferentes que respalden la idea de que es posible criar a los hijos en casa sin dejar una vida.

sábado, 5 de septiembre de 2009

PROYECTO LENGUAJE: 5º PARTE

Martín está en un momento en que tranquilamente incorpora hasta 5 palabras nuevas a su vocabulario diario. Anda como una grabadora repitiendo lo que oye de nosotros y del ambiente algunas palabras que le llaman la atención. Jugamos mucho a decir sílabas con cada una de las vocales, por ejemplo yo le digo mama y él sigue meme, mimi, momo, mumu, y así con todas las letras foneticamente posibles: fafa, nana, sasa, jaja, kaka, lala, ñaña, tata, papa, etc. Jugamos a hacer las combinaciones con las vocales y él se ha dado cuenta que algunos sonidos de aquellos son palabras, así que se queda jugando a veces él solo a hacer más combinaciones. También hemos seguido practicando el inglés, a petición de él mismo, ya que he notado que disfruta diciendo las cosas de diferentes maneras: juega con sus libros de números y "cuenta" en inglés, o dice los colores y los animales en inglés, además de que me pide "cuso de ingés" (curso de inglés)Debo confesar que tenía un poco de miedo de introducirle otro idioma sin que todavía dominara el español, pero son miedos propios de mi sistema de aprendizaje racional adulto, que difiere mucho de la mente absorvente del niño, así que me atreví, le pongo su curso de inglés (basado en el metodo Doman de bits de inteligencia) y cuando hacemos actividades que le llaman mucho la atención como pintar y cocinar, le hablo todo el tiempo en inglés con comandos sencillos (porque además no soy experta en esa lengua), y poco a poco he logrado que comprenda más ese idioma, haciéndo que él lo incorpore de manera más natural en su vida diaria. También hice un experimento y es que lo puse a ver un curso de francés online para niños de la BBC (es un curso muy sencillo pero bien animado) y le gustó. Ahora también me pide curso de francés y a veces lo oigo repitiendo algunas fraces que olló en el curso, lo cual me hace pensar que la única limitante para que un niño aprenda otros idiomas somos nosotros mismos como padres (en el caso de niños sin problemas de aprendizaje), ya que los bebés tienen la capacidad de aprender cualquier idioma. Estoy muy contenta viendo los progresos de Martín, van despacio pero firmes, y sobre todo, él se siente feliz con sus nuevos poderes de comunicación. Aqui pienso que contribuye decir que es importante incentivarl a los niños a hablar, a expresar con las palabras que saben lo que quieren o están sintiendo en ese momento, y aqui es donde nosotros como padres podemos aprovechar para evitar pataletas enseñándoles palabras y pequeñas oraciones que les hagan la vida más fácil, por ejemplo mami por favor dame agua, etc. Muchas veces hemos evitado un berriche de Martín motivándolo a expresar una necesidad, y lo mismo hacemos con el inglés, lo motivamos a que se exprese en ese idioma también, aceptando sus limitantes, felicitándolo cuando se hace entender y brindándole mucha comprensión y paciencia para traducir las palabras que dice a media lengua, ayudándole a pronunciarlas mejor y a elaborar pequeñas y sencillas frases con adjetivos, adverbios y verbos que ya conoce en ámbos idiomas. Tanto es así que ya empezó a armar sus propias frases, siendo para él un motivo de gran orgullo cuando las ha dicho en "público" (lo vemos por el brillo de sus ojos!). Para nosotros es un hecho que si el niño no siente la necesidad de aprender a hablar porque papi y mami corren cuando hace un berrinche, y prácticamente le leen la mente, él no siente que tenga que aprender porque de la manera que lo está haciendo ya se está comunicando. Lo mismo pasa con los idiomas con el niño pequeño: los padres hablan español en casa pero el niño esta en un ambiente de inglés por fuera. El entiende todo lo que le dicen en español, pero no lo habla porque sus padres se acostumbraron a que él habla con ellos en inglés, es decir, sus padres nunca le exigieron que se comunicara en español, no le crearon la necesidad, por lo tanto no tiene que hablarlo, para qué? Cuando el ser humano tiene una necesidad, es allí cuando afloran mayormente las habilidades cognitivas.

lunes, 31 de agosto de 2009

UTILIZA LENGUAJE DE SEÑAS PARA COMUNICARTE MEJOR CON TU HIJO PEQUEÑO

Bueno, pues el título lo dice todo. Investigando por aqui y por allá, me topé con el lenguaje de señas para bebés, y realmente me pareció muy interesante y útil. Cómo experiencia personal, les comento que cuando empecé a introducir los animales a Martín, él todavía no balbuceaba palabra alguna, así que utilizamos lenguaje corporal y sonidos para identificar cada uno de los 40 animales que hay en su cuarto. Yo me daba cuenta que era muy gratificante para él lograr comunicarse de alguna manera con nosotros, y pienso que hubiera sido aún más gratificante para él si le hubieramos enseñado a expresar cosas básicas como hambre, frio, calor, sueño, popó, chichi, mesa, plato, avión, mamá, papá, gracias...en fin, gran cantidad de palabras que nos ayudana a entender mejor a nuestro hijo, ya que sabemos que la gran mayoría de pataletas ocurren por la falta de una comunicación entre adulto y pequeño.
http://www.babies-and-sign-language.com/glossary-photos.html

jueves, 20 de agosto de 2009

Tu hijo es una buena persona....por Dr. Carlos González

Cómo es la vida... ayer puse un post con dudas y hoy me llega a mi correo este artículo.... 

Tu hijo... es una buena persona
por Dr. Carlos González


Cuando una esposa afirma que su marido es muy bueno, probablemente es un hombre cariñoso, trabajador, paciente, amable... En cambio, si una madre exclama "mi hijo es muy bueno", casi siempre quiere decir que se pasa el día durmiendo, o mejor que "no hace más que comer y dormir" (a un marido que se comportase así le llamaríamos holgazán). Los nuevos padres oirán docenas de veces (y pronto repetirán) el chiste fácil: "¡Qué monos son... cuando duermen!" 

Y así los estantes de las librerías, las páginas de las revistas, las ondas de la radio, se llenan de "problemas de la infancia": problemas de sueño, problemas de alimentación, problemas de conducta, problemas en la escuela, problemas con los hermanos... Se diría que cualquier cosa que haga un niño cuando está despierto ha de ser un problema. 
Nadie nos dice que nuestros hijos, incluso despiertos (sobre todo despiertos), son gente maravillosa; y corremos el riesgo de olvidarlo. Aún peor, con frecuencia llamamos "problemas", precisamente, a sus virtudes. 


Tu hijo es generoso

Marta juega en la arena con su cubo verde, su pala roja y su caballito. Un niño un poco más pequeño se acerca vacilante, se sienta a su lado y, sin mediar palabra (no parece que sepa muchas) se apodera del caballito, momentáneamente desatendido. A los pocos minutos, Marta decide que en realidad el caballito es mucho más divertido que el cubo, y lo recupera de forma expeditiva. Ni corto ni perezoso, el otro niño se pone a jugar con el cubo y la pala. Marta le espía por el rabillo del ojo, y comienza a preguntarse si su decisión habrá sido la correcta. ¡El cubo parece ahora tan divertido! 

Tal vez la mamá de Marta piense que su hija "no sabe compartir". Pero recuerde que el caballito y el cubo son las más preciadas posesiones de Marta, digamos como para usted el coche. Y unos minutos son para ella una eternidad. Imagine ahora que baja usted de su coche, y un desconocido, sin mediar palabra, sube y se lo lleva. ¿Cuántos segundos tardaría usted en empezar a gritar y a llamar a la policía? Nuestros hijos, no le quepa duda, son mucho más generosos con sus cosas que nosotros con las nuestras.

Tu hijo es desinteresado

Sergio acaba de mamar; no tiene frío, no tiene calor, no tiene sed, no le duele nada... pero sigue llorando. Y ahora, ¿qué más quiere? 
La quiere a usted. No la quiere por la comida, ni por el calor, ni por el agua. La quiere por sí misma, como persona. ¿Preferiría acaso que su hijo la llamase sólo cuando necesitase algo, y luego "si te he visto no me acuerdo"? ¿Preferiría que su hijo la llamase sólo por interés? 
El amor de un niño hacia sus padres es gratuito, incondicional, inquebrantable. No hace falta ganarlo, ni mantenerlo, ni merecerlo. No hay amor más puro. El doctor Bowlby, un eminente psiquiatra que estudió los problemas de los delincuentes juveniles y de los niños abandonados, observó que incluso los niños maltratados siguen queriendo a sus padres. 

Un amor tan grande a veces nos asusta. Tememos involucrarnos. Nadie duda en acudir de inmediato cuando su hijo dice "hambre", "agua", "susto", "pupa"; pero a veces nos creemos en el derecho, incluso en la obligación, de hacer oídos sordos cuando sólo dice "mamá". Así, muchos niños se ven obligados a pedir cosas que no necesitan: infinitos vasos de agua, abrir la puerta, cerrar la puerta, bajar la persiana, subir la persiana, encender la luz, mirar debajo de la cama para comprobar que no hay ningún monstruo... Se ven obligados porque, si se limitan a decir la pura verdad: "papá, mamá, venid, os necesito", no vamos. ¿Quién le toma el pelo a quién? 

Tu hijo es valiente

Está usted haciendo unas gestiones en el banco y entra un individuo con un pasamontañas y una pistola. "¡Silencio! ¡Al suelo! ¡Las manos en la nuca!" Y usted, sin rechistar, se tira al suelo y se pone las manos en la nuca. ¿Cree que un niño de tres años lo haría? Ninguna amenaza, ninguna violencia, pueden obligar a un niño a hacer lo que no quiere. Y mucho menos a dejar de llorar cuando está llorando. Todo lo contrario, a cada nuevo grito, a cada bofetón, el niño llorará más fuerte. 

Miles de niños reciben cada año palizas y malos tratos en nuestro país. "Lloraba y lloraba, no había manera de hacerlo callar" es una explicación frecuente en estos casos. Es la consecuencia trágica e inesperada de un comportamiento normal: los niños no huyen cuando sus padres se enfadan, sino que se acercan más a ellos, les piden más brazos y más atención. Lo que hace que algunos padres se enfaden más todavía. Si que huyen los niños, en cambio, de un desconocido que les amenaza. 

Los animales no se enfadan con sus hijos, ni les riñen. Todos los motivos para gritarles: sacar malas notas, no recoger la habitación, ensuciar las paredes, romper un cristal, decir mentiras... son exclusivos de nuestra especie, de nuestra civilización. Hace sólo 10.000 años había muy pocas posibilidades de reñir a los hijos. Por eso, en la naturaleza, los padres sólo gritan a sus hijos para advertirles de que hay un peligro. Y por eso la conducta instintiva e inmediata de los niños es correr hacia el padre o la madre que gritan, buscar refugio en sus brazos, con tanta mayor intensidad cuanto más enfadados están los progenitores. 

Tu hijo sabe perdonar

Silvia ha tenido una rabieta impresionante. No se quería bañar. Luchaba, se revolvía, era imposible sacarle el jersey por la cabeza (¿por qué harán esos cuellos tan estrechos?). Finalmente, su madre la deja por imposible. Ya la bañaremos mañana, que mi marido vuelve antes a casa; a ver si entre los dos... 

Tan pronto como desaparece la amenaza del baño, tras sorber los últimos mocos y dar unos hipidos en brazos de mamá, Silvia está como nueva. Salta, corre, ríe, parece incluso que se esfuerce por caer simpática. El cambio es tan brusco que coge por sorpresa a su madre, que todavía estará enfadada durante unas horas. "¿Será posible?" "Mírala, no le pasa nada, era todo cuento". 

No, no era cuento. Silvia estaba mucho más enfadada que su madre; pero también sabe perdonar más rápidamente. Silvia no es rencorosa. Cuando Papá llegue a casa, ¿cuál de las dos se chivará? ("Mamá se ha estado portando mal..."). El perdón de los niños es amplio, profundo, inmediato, leal. 

Tu hijo sabe ceder

Jordi duerme en la habitación que sus padres le han asignado, en la cama que sus padres le han comprado, con el pijama y las sábanas que sus padres han elegido. Se levanta cuando le llaman, se pone la ropa que le indican, desayuna lo que le dan (o no desayuna), se pone el abrigo, se deja abrochar y subir la capucha porque su madre tiene frío y se va al cole que sus padres han escogido, para llegar a la hora fijada por la dirección del centro. 

Una vez allí, escucha cuando le hablan, habla cuando le preguntan, sale al patio cuando le indican, dibuja cuando se lo ordenan, canta cuando hay que cantar. Cuando sea la hora (es decir, cuando la maestra le diga que ya es la hora) vendrán a recogerle, para comer algo que otros han comprado y cocinado, sentado en una silla que ya estaba allí antes de que él naciera. 

Por el camino, al pasar ante el quiosco, pide un "Tontanchante", "la tontería que se engancha y es un poco repugnante", y que todos los de su clase tienen ya. "Vamos, Jordi, que tenemos prisa. ¿No ves que eso es una birria?" "¡Yo quiero un Totanchante, yo quiero, yo quiero...!" Ya tenemos crisis. 

Mamá está confusa. Lo de menos son los 20 duros que cuesta la porquería ésta. Pero ya ha dicho que no. ¿No será malo dar marcha atrás? ¿Puede permitir que Jordi se salga con la suya? ¿No dicen todos los libros, todos los expertos, que es necesario mantener la disciplina, que los niños han de aprender a tolerar las frustraciones, que tenemos que ponerles límites para que no se sientan perdidos e infelices? Claro, claro, que no se salga siempre con la suya. Si le compra ese Tontachante, señora, su hijo comenzará una carrera criminal que le llevará al reformatorio, a la droga y al suicidio. 

Seamos serios, por favor. Los niños viven en un mundo hecho por los adultos a la medida de los adultos. Pasamos el día y parte de la noche tomando decisiones por ellos, moldeando sus vidas, imponiéndoles nuestros criterios. Y a casi todo obedecen sin rechistar, con una sonrisa en los labios, sin ni siquiera plantearse si existen alternativas. Somos nosotros los que nos "salimos con la nuestra" cien veces al día, son ellos los que ceden. Tan acostumbrados estamos a su sumisión que nos sorprende, y a veces nos asusta, el más mínimo gesto de independencia. Salirse de vez en cuando con la suya no sólo no les va hacer ningún daño, sino que probablemente es una experiencia imprescindible para su desarrollo. 

Tu hijo es sincero

¡Cómo nos gustaría tener un hijo mentiroso! Que nunca dijera en público "¿Por qué esa señora es calva?" o ¿Por qué ese señor es negro?" Que contestase "Sí" cuando le preguntamos si quiere irse a la cama, en vez de contestar "Sí" a nuestra retórica pregunta "¿Pero tú crees que se pueden dejar todos los juguetes tirados de esta manera?" 

Pero no lo tenemos. A los niños pequeños les gusta decir la verdad. Cuesta años quitarles ese "feo vicio". Y, entre tanto, en este mundo de engaño y disimulo, es fácil confundir su sinceridad con desafío o tozudez.

Tu hijo es buen hermano

Imagínese que su esposa llega un día a casa con un guapo mozo, más joven que usted, y le dice: "Mira, Manolo, este es Luis, mi segundo marido. A partir de ahora viviremos los tres juntos, y seremos muy felices. Espero que sabrás compartir con él tu ordenador y tu máquina de afeitar. Como en la cama de matrimonio no cabemos los tres, tú, que eres el mayor, tendrás ahora una habitación para tí solito. Pero te seguiré queriendo igual". ¿No le parece que estaría "un poquito" celoso? Pues un niño depende de sus padres mucho más que un marido de su esposa, y por tanto la llegada de un competidor representa una amenaza mucho más grande. Amenaza que, aunque a veces abrazan tan fuerte a su hermanito que le dejan sin aire, hay que admitir que los niños se toman con notable ecuanimidad.  

Tu hijo no tiene prejuicios

Observe a su hijo en el parque. ¿Alguna vez se ha negado a jugar con otro niño porque es negro, o chino, o gitano, o porque su ropa no es de marca o tiene un cochecito viejo y gastado? ¿Alguna vez le oyó decir "vienen en pateras y nos quitan los columpios a los españoles"? Tardaremos aún muchos años en enseñarles esas y otras lindezas.  

Tu hijo es comprensivo

Conozco a una familia con varios hijos. El mayor sufre un retraso mental grave. No habla, no se mueve de su silla. Durante años, tuvo la desagradable costumbre de agarrar del pelo a todo aquél, niño o adulto, que se pusiera a su alcance, y estirar con fuerza. Era conmovedor ver a sus hermanitos, con apenas dos o tres años, quedar atrapados por el pelo, y sin gritar siquiera, con apenas un leve quejido, esperar pacientemente a que un adulto viniera a liberarlos. Una paciencia que no mostraban, ciertamente, con otros niños. Eran claramente capaces de entender que su hermano no era responsable de sus actos. 

Si se fija, observará estas y muchas otras cualidades en sus hijos. Esfuércese en descubrirlas, anótelas si es preciso, coméntelas con otros familiares, recuérdeselas a su hijo dentro de unos años ("De pequeño eras tan madrugador, siempre te despertabas antes de las seis...") La educación no consiste en corregir vicios, sino en desarrollar virtudes. En potenciarlas con nuestro reconocimiento y con nuestro ejemplo. 

La semilla del bien

Observando el comportamiento de niños de uno a tres años en una guardería, unos psicólogos pudieron comprobar que, cuando uno lloraba, los otros espontáneamente acudían a consolarle. Pero aquellos niños que habían sufrido palizas y malos tratos hacían todo lo contrario: reñían y golpeaban al que lloraba. A tan temprana edad, los niños maltratados se peleaban el doble que los otros, y agredían a otros niños sin motivo ni provocación aparente, una violencia gratuita que nunca se observaba en niños criados con cariño. 

Oirá decir que la delincuencia juvenil o la violencia en las escuelas nacen de la "falta de disciplina", que se hubieran evitado con "una bofetada a tiempo". Eso son tonterías. El problema no es falta de disciplina, sino de cariño y atención, y no hay ningún tiempo "adecuado" para una bofetada. Ofrézcale a su hijo un abrazo a tiempo. Miles de ellos. Es lo que de verdad necesita. 

Autor: Dr. Carlos González, pediatra

miércoles, 19 de agosto de 2009

Dudas.....


No tengo ni idea de que título ponerle a este post, pero lo que si tengo claro es que quiero compartir con mas padres mis experiencias, tanto positivas como negativas. El domingo celebramos en casa el cumpleaños 02 de Martín, teníamos tantas expectativas he hicimos algo diferente a una fiesta normal: hicimos una reunión de amigos con mucho espacio para los niños y algunos lugares para los padres. Desde el principio lo teníamos muy claro: queríamos algo donde lo principal fueran los niños. Las ideas, la decoración, todo nos quedó muy lindo, pero no contamos con el comportamiento de nuestro hijo. Martín siempre se ha mostrado muy dominante, su primer acercamiento con otros niños es siempre pegándoles en la cara, o en su defecto haciéndoles una llave tipo abrazo para tumbarlos. Aunque él es un niño muy cariñoso en casa, y con nuestros amigos adultos él es un dulce, con otros niños él es agresivo. Salvo contadas excepciones, Martín parece disfrutar los momentos en que él domina a los otros. Siempre las excusas anteriores eran que no conocía a los niños, que seguro en una reunión con sus amiguitos del parque (los ve sagrado dos veces por semana desde hace 5 meses) él iba a ser diferente, pero nada, fué igual que siempre. Parece ser que cuando se encuentra sólo con un niño, que además logra sortear las actitudes de dominio de Martín y accede a compartir con él, mi hijo disfruta enormemente. Pero cuando hay más niños, su comportamiento hace que se alejen de él sus amigos más cercanos y finalmente quede solo, tratando de interactuar por medio de gritos, llanto y acciones agresivas. Con papi estuvimos pensando mucho al respecto después de la fiesta, pues quedamos un poco aburridos de ver que nuestro hijo no disfrutaba como hubieramos querido, pensando incluso en meterlo al jardín, pero llegamos a la conclusión que de todas formas él es un niño muy completo, y que de pronto al meterlo al jardín desarrolla un comportamiento de "capo" que no nos gustaría experimentar. Lo cierto es que Martín disfruta mucho jugando solo, incluso en el parque se aísla a voluntad y juega solo, a menos que sólo haya un niño, entonces interactua con él. No es que no le gusten los otros niños, pues he visto que disfruta con ellos y le gusta ir al parque, pero parece que no disfrutara de la montonera, o que quisiera a su amiguito sólo para él. En fin, dudas es lo que tenemos ahora, y los ojos muy abiertos para aprender a conocer más a nuestro hijo, pero quisieramos ayudar en sus acercamientos con otros niños y de pronto focalizar esa agresividad de alguna otra forma, quizás en deportes de impacto, pues puede ser positivo. Como decimos los padres: no se trata de condicionar un comportamiento, pero si de guiarlo hacia un objetivo positivo en lo posible.

jueves, 6 de agosto de 2009

REFLEXIONES: CÚAL ES EL MEJOR JUGUETE PARA MI HIJO?

Ahora que se acerca el cumpleaños 02 de Martín, hemos vuelto a retomar el tema de los jueguetes con papá. Algo que nos dimos cuenta ya hace más de un año, es que los juguetes de estimulación están muy buenos hasta el año, pero de ahí en adelante, tienes todo un mercado de juguetes que sólo sirven para un solo proposito, es decir juguetes que no estimulan la creatividad, pero si el hambre de consumo propio de nuestra sociedad. Llenar a nuestro hijo con juguetes sofisticados no es lo mejor que podemos hacer. Todos los padres hacen el mismo comentario "le compré a mi hijo un super juguete y él se entusiasmó más con la caja". Eso dice mucho sobre el tema. Nuestro mejor aporte es procurarle juguetes y objetos que tengan mucha versatilidad, que promuevan la curiosidad y la experimentación, y sobre todo, que no nos preocupe que los puedan dañar, pues parte del desarrollo del niño es mirar, observar, tocar y muchas veces desbaratar. He escuchado madres que no dejan que su hija mueva un juguete de sitio, por temor a que se caiga y se rompa. Y esa actitud será correcta? para nosostros adultos está bien, pero para un niño que apenás empieza a conocer y que se mueve con una lógica diferente a la nuestra, no!! La televisión te bombardea con juguetes "excitantes" como el juego de hacer pasta, raviolis y demás delicias italianas con plastilina, pero estimular moldes de plastilina no es precisamente estimular la creatividad y el manejo plástico del material. El niño se habitua a que sólo puede jugar con esos moldes, y no podrá crear nada nuevo, salvo pedir que le regalen más moldes. Y ahí continua nuestro círculo vicioso del consumo. 
Entonces, nuestra tarea como padres es estar atentos a las necesidades de nuestros hijos, comunicarnos con ellos y observar cómo es el comportamiento del niño frente a determinado objeto, con el fin de guiar y estimular sus sentidos y desarrollo. Los juguetes no son sucedáneos de nuestra presencia. No por regalarle el juguete más fino y complejo será garantía de que el niño se quedará absorto mucho tiempo disfrutándolo.

viernes, 31 de julio de 2009

CÓMO GUIAR Y FOMENTAR LA EXPRESIÓN ARTÍSTICA


Hace algunos meses, Martín empezó a garabatear, y yo muy contenta con sus primeros acercamientos al arte, quise "ayudarlo" dibujándole figuras de animales cuando él me lo pedía. Con el tiempo me empecé a dar cuenta que él no dibujaba si yo no estaba dibujándole, y lo que es peor, no quería dibujar ni rayar nada. Me pregunté varias veces si estaría mal mostrarle "cómo dibujar" a un niño tan pequeño, y en el fondo sentía que me estaba equivocando en ese tema. En esa búsqueda me encontré con un libro que se titula "EL NIÑO Y SU ARTE" de Viktor Lowenfeld (Your child and his art), publicado ya hace varios años, y me ayudó a entender el proceso de la expresión artística. El niño utiliza la crayola, la pintura,la plastilina, etc, como elementos catalizadores de sus percepciones sensoriales y motoras, lejos de querer representar a está edad algo perfectamente definido y finalizado visto desde elpunto de vista adulto, el niño disfruta con el proceso y él mismo da valor a sus propios trazos. Mostrarle cómo se pinta o cómo se dibuja algo, castra su proceso natural de observación, asimilación y abstracción de su propia realidad y le impide hacerlo él mismo, pues se desmotiva al darse cuenta que sus trazos "nunca llegaran a ser" como los de su madre. Así mismo los libros de colorear no ayudan para nada en este proceso. Al decirle al niño que dibuje dentro de unos límites que para él no tienen razón de ser, puesto qué él mismo no ha sido quién los ha dibujado, encuentra dificultad para seguirlos y frecuentemente se sale de los contornos preestablecidos. Cuando finalmente, a fuerza de repetirle que se quede coloreando dentro de la figura, lo que logramos es que el niño se vuelva perezoso creativamente hablando, y que sea para él muy difícil dibujar lo que siente, pues siempre se le han mostrado figuras establecidas.
Lo mejor que podemos hacer es no intervenir para nada en la expresión artística, proveerles de un lugar donde puedan hacer uso de los materiales sin que nos preocupe el mugre que pueda generar dicha actividad. Una pared forrada con papel, una mesa grande a su altura forrada con papel y proteger el piso, son lo indispensable. El niño se dará cuenta de su lugar y aprenderá con el tiempo a usarlo. Los mejores materiales para empezar son las crayolas, la pintura de dedos, la plastilina, las tizas. Procurar que empiece la experimentación con sus propias manos, y según como se vea el desarrollo del niño darle pincel y algún otro objeto como espumas para que pinte o esparza la pintura. Mi hijo goza ernormemente sintiendo las pinturas de dedos en las manos, y le encanta mezclar los colores, para después estampillar sus manos en el papel. Cada niño experimenta a su forma, y nuestra mejor guía es estar atento para no acosarlo con resultados y proveerle el mejor ambiente. Lejos de querer imponer a mi hijo desde ahora un camino artístio, el arte a esta edad ayuda muchísimo al desarrollo de la personalidad, y en el caso de hijos únicos, como elmio, a que el niño encuentre un medio por el cual desahogar sentimientos que debido a sus limitaciones naturales del lenguaje, todavía no lo puede hacer de manera verbal y es ahí cuando vemos reacciones violentas, pataletas y demás. La expresión artística es un excelente medio para canalizar energías, descubrir el mundo, experimentar sensaciones y formar nuestra personalidad, no quiere decir que sea el único medio pero si es una muy buena forma de establecer un contacto entre pensamiento y realidad. Proveer estímulos en esta área ayuda mucho a estimular la relación ojo-mano, a plasmar ideas y volverlas reales, a posicionar al ser humano que está en desarrollo dentro de un entorno que es estimulado por él mismo. Conceptos como movimiento, escala, proporción, color son ejecutados experimentalmente por cada niño y se desarrollan de manera muy diferente a la percepción adulta.

Consejo: resistan la tentación y la presión del niño por que ustedes padres dibujen, lo mejor es no hacer ni una raya, para que la expresión del niño no se vea afectada por nuestra influencia y él se pueda desarrollar de manera autónoma.