Este sitio está concebido con el objetivo de recopilar y organizar la información que nos ha servido para programar y dirigir la estimulación y así documentar el desarrollo del aprendizaje de nuestro hijo. El deseo de proveerle un ambiente donde pueda desarrollar lo más libre y, naturalmente, que sea posible las múltiples inteligencias que nos conforman como seres humanos

____________________________________________________________________

jueves, 19 de noviembre de 2009

PROYECTO: LOS NÚMEROS 2º PARTE


Ya Martín puede decir los números del 0 al 10 y sabe su secuencia, incluso intuye que expresan cantidad y tiempo también (en la manera que significa el tiempo para un niño de su edad). Reconoce los símbolos de los números donde quiera que los ve y como juguetes le tengo números de plástico, números de lija (método Montessory), cartones con números y su cantidad respectiva, y diferentes tipos de libros didácticos infantiles de números. Pero ahora me interesa mucho hacer énfasis en que aprenda el concepto de cantidad, más que los aprenda a recitar simplemente.
En esa búsqueda me he encontrado con esta información que con materiales que se tienen en casa y las rútinas diarias como lavar la ropa e ir de compras, podemos ayudar a que los niños pequeños entiendan más facilmente estos conceptos matemáticos.
El artículo se llama Cómo ayudar a su hijo con las matemáticas y aqui transcribo algunas partes que vale la pena resaltar (sobre todo para mi).

¿Qué actitud tiene usted sobre las matemáticas? ¿Considera usted que las destrezas matemáticas son importantes en la vida y en el trabajo? ¿Piensa que las matemáticas son útiles en la vida cotidiana? ¿O teme hacer cosas que requieren el uso de las matemáticas—como calcular cuánta alfombra nueva necesita comprar, hacer cuentas con el banco, o leer el manual técnico para instalar el nuevo aparato DVD? La manera en que usted responda a estas preguntas indica cómo pudiera estar influyendo en la actitud de su hijo hacia las matemáticas—y cómo él enfrentará su aprendizaje.

Aunque los padres pueden ser una influencia positiva para ayudar a sus hijos a aprender matemáticas, también pueden menoscabar sus habilidades y actitudes al comentar, por ejemplo: "Las matemáticas son muy difíciles," o "No me sorprende que no tienes buenas notas en matemáticas, pues a mí tampoco me gustaban cuando era estudiante," o "Yo no fui muy buen estudiante en matemáticas y mira qué bien me ha ido en la vida, así que no te preocupes demasiado si no sales bien." Aunque usted no puede obligar a su niño a disfrutar las matemáticas, sí puede alentarlo y puede tomar medidas para asegurar que aprenda a apreciar el valor que las matemáticas tienen en la vida cotidiana y en su preparación para el futuro. Puede señalar qué afortunado es de tener la oportunidad de aprender matemáticas ahora que el conocimiento de las matemáticas puede abrir las puertas hacia tantas posibilidades tan interesantes y emocionantes.

En nuestras interacciones cotidianas con los niños, hay muchas cosas que los padres podemos hacer—sin sermonear o presionar indebidamente—para ayudar a que los niños aprendan a resolver problemas, a comunicarse matemáticamente y a demostrar sus habilidades para razonar. Estas destrezas son fundamentales al aprendizaje de las matemáticas.

Examinemos cuidadosamente qué significa saber resolver problemas, comunicarse matemáticamente y demostrar la habilidad para razonar matemáticamente.

Alguien que sabe resolver problemas es quien cuestiona, encuentra, investiga y explora soluciones a los problemas; quien demuestra la capacidad para persistir en busca de una solución; quien comprende que puede haber varias maneras de encontrar una respuesta; y quien aplica las matemáticas con éxito a las situaciones de la vida cotidiana. Usted puede alentar a su niño a desarrollar un alto nivel de capacidad para resolver problemas al incluirlo en las actividades rutinarias que requieren el uso de las matemáticas—por ejemplo, medir, pesar, estimar costos y comparar precios de las cosas que quiere comprar.


Saber comunicarse matemáticamente significa utilizar el lenguaje matemático, los números, las tablas o símbolos para explicar cosas y explicar el razonamiento utilizado para resolver un problema de cierta manera, en vez de únicamente dar la respuesta. También significa escuchar cuidadosamente para entender las diversas maneras en que otras personas razonan. Usted puede ayudar a su niño a comunicarse matemáticamente al pedirle que explique lo que debe hacer para resolver un problema matemático o cómo llegó a la respuesta correcta. Usted puede pedir que su niño haga un dibujo o un diagrama para demostrar su método para encontrar su respuesta.

La capacidad para razonar matemáticamente significa poder pensar lógicamente, ser capaz de discernir las similitudes y diferencias en objetos o problemas, poder elegir opciones sobre la base de estas diferencias y razonar sobre las relaciones entre las cosas. Usted puede fomentar en su niño la capacidad para razonar matemáticamente al hablarle con frecuencia sobre estos procesos mentales.

Matemáticas en casa

Rima y canta. Edad preescolar

A los niños pequeños les encanta oír, cantar canciones infantiles y recitar rimas. Las rimas y canciones para aprender a contar ayudan a los niños a disfrutarlas mientras que los familiariza con conceptos básicos de matemáticas, como los nombres de los números y su secuencia.
-Qué necesita: Un libro de canciones de cuna, rimas o canciones infantiles
-Qué hacer: Enseñe a su niño la siguiente rima para aprender a contar, usando los dedos de las manos para dramatizar la rima:

Cinco Deditos

Uno es el dedito que apunta al sol.
Dos son los cuernos del caracol.
Tres son las patas del banco fuerte.
Cuatro son los árboles rodeando la fuente.
Cinco ratones muy asustados,
O cinco soldados muy bien formados.

Repita la rima varias veces con su niño. Cuando pueda recitar la rima completa, invite a otros miembros de la familia a recitarla con él. Déle la oportunidad de dirigir a todos por la sala mientras todos cantan.
Para la siguiente rima, enseñe a su niño los movimientos que acompañan la rima.

Los elefantes

Un elefante se balanceaba, sobre la tela de una araña;
Como veía que resistía, fue a llamar otro elefante.
Dos elefantes se balanceaban, sobre la tela de una araña;
Y como vieron que resistía, fueron a llamar otro elefante.
Tres elefantes se balanceaban, sobre la tela de una araña;
Y como vieron que resistía, fueron a llamar otro elefante.
Cuatro elefantes se balanceaban, sobre la tela de una araña;
Y como vieron que resistía, fueron a llamar otro elefante.
Cinco elefantes se balanceaban, sobre la tela de una araña;
Y como vieron que NO resistía,
¡Vaya costalazo que se dieron!

Después de cantar la canción, pida que su niño le muestre los deditos para demostrar cuántos elefantes hay al principio de la canción. Luego pídale que señale el número correcto de dedos y repita con usted los números del uno al cinco.
Enséñele al niño todas las rimas y canciones infantiles que fueron sus favoritas en su niñez, o pida que el niño le pregunte a sus abuelos qué rimas y canciones cantaban ellos cuando eran niños. Otra canción que pueden aprender es "Yo tenía diez perritos..."


Cacería de números. Edad preescolar

Al contar, nombrar los números y aprender a reconocer los diferentes valores de los números, los niños crean un fundamento para el desarrollo de su sentido numérico y el razonamiento matemático.

-Qué necesita: 

Tres huevitos de plástico que abren y cierran (o algo similar)
Botones
Bolsitas o redecillas de plástico

-Qué hacer:  En las bolsitas o redecillas, ponga varios botones en distintas cantidades y meta los paquetitos en cada huevo. Mientras su niño está fuera del cuarto, esconda los huevitos.
Llame al niño y dígale que ha escondido tres huevitos y que le ayude a encontrarlos. Cada vez que encuentra uno, pida que cuente en
voz alta—"1," "2," "3."
Cuando haya encontrado todos los huevitos, pídale que los abra y saque los botones, pero sin abrir los paquetitos. Pídale que cuente cuántos botones hay en cada paquete.

A veces los niños muy pequeños no entienden que contar significa nombrar los números en un orden específico. Este punto fundamental debe ser reforzado frecuentemente.


Edad preescolar hasta el jardín de niños

Se pueden utilizar actividades comunes para reforzar el sentido numérico de los niños e iniciarlos en las operaciones aritméticas como sumar y restar.
-Qué hacer:
Salga a caminar con su niño. Pueden caminar en su vecindario, en un parque, o simplemente en varios cuartos de su casa. Mientras caminan, pídale que haga cosas ridículas como, por ejemplo:


-Que tome dos pasos grandes y tres pasos pequeños.
-Que tome tres pasos pequeños, que brinque una vez, y luego tome tres pasos grandes.
-Que tome un paso pequeño, luego dé dos vueltas.
-Que brinque cuatro veces y luego dé una vuelta.
-Que tome tres pasos grandes hacia delante y dos pasos grandes hacia atrás.

Cuente en voz alta cada tipo de acción que haga el niño y elógielo por sus esfuerzos ¡Qué bien lo hiciste!
Inviertan los papeles y pida que su niño le sugiera cosas ridículas a usted para hacer mientras caminan.
Para el niño mayorcito, que ya está en el jardín de niños, modifique la actividad, pidiéndole que adivine (estime) cuántos pasos le va a tomar, por ejemplo, para llegar desde el árbol hasta la esquina. Después de que haga su estimación, pídale que cuente los pasos para ver qué tan precisos fueron sus cálculos. Después, pídale que calcule cuántos pasos le va a tomar a usted para cubrir la misma distancia. ¿Serán más o menos que los suyos? De nuevo, pídale que cuente para verificar si sus respuestas fueron correctas.

Durante el transcurso del día, busque oportunidades para que los niños practiquen su aritmética. Pregunte, por ejemplo, ¿Cuántas revistas llegaron en el correo hoy?; ¿Cuántas cartas más necesitamos para llegar a 10? ¿Qué hay más: revistas o cartas?


Edad preescolar hasta el jardín de niños

Las actividades para clasificar y conseguir la pareja correspondiente ayudan a que los niños se comiencen a familiarizar con varias operaciones matemáticas, como clasificar y medir.
-Qué necesita:
Varios pares de calcetines de diferentes tamaños y colores
Ropa limpia
-Qué hacer: Cuando le toque lavar y doblar la ropa limpia, pida que su niño le ayude y hagan las siguientes cosas: 
Levante uno de los pares de calcetines del niño y diga, por ejemplo, "Estos calcetines van juntos porque cada uno es rojo y es del mismo tamaño que un piecitoel tuyo."
Levante otro calcetín y pida que su niño busque el par en el cesto de ropa limpia. Cuando escoja su calcetín, pida que le explique por qué piensa que ese es el par del primer calcetín.
Siga buscando calcetines hasta que su niño encuentre todos los pares. Si comete algún error, corríjalo gentilmente, pidiendo que le explique cuál es el color de cada calcetín y que mida los dos calcetines juntos para ver si hacen par.
Después de realizar esta actividad varias veces, deje que el niño escoja varios calcetines para que usted busque sus pares. (De vez en cuando, escoja el calcetín incorrecto para darle una oportunidad de corregirle a usted.)
Pida que el niño le ayude a separar la ropa antes de lavar. Pídale, por ejemplo, que junte toda la ropa azul, toda la ropa blanca, todas las toallas, etcétera. También le puede pedir que cuente mientras separa la ropa. ¿Cuántas toallas tenemos? ¿Cuántas camisas? Diga, "Yo he contado cinco camisas. ¿Estás de acuerdo?" Entonces pida que el niño cuente las camisas en voz alta. De vez en cuando, déle un número incorrecto para que pueda contar los artículos uno por uno y demostrar que usted se ha equivocado.

Los niños necesitan ver que los adultos también cometen errores matemáticos de vez en cuando y que pueden identificarlos y encontrar maneras para corregirlos.


Para niños desde el jardín de niños hasta el primer grado


Una vez que los niños entren a la escuela, las actividades matemáticas en casa pueden ayudar a reforzar lo que están aprendiendo sobre los números y operaciones aritméticas como sumar y restar, y también reforzar destrezas como clasificar y razonar matemáticamente.
-Qué necesita:
Un recipiente grande
Botones, tapas de botella, llaves viejas u otros artículos pequeños que se pueden contar
-Qué hacer: Algún día lluvioso, coloque los artículos en el recipiente y déselo al niño. Pida que ordene y clasifique los artículos en varios grupos: llaves, botones, y demás. Luego pídale que explique de qué manera los artículos en cada grupo son similares o diferentes. Por ejemplo, algunos botones serán grandes y otros chicos, algunas llaves son plateadas y otras doradas. 
Deje que el niño escoja uno de los grupos de artículos y que los organice según una característica, por ejemplo, el largo de cada uno. Pida que ordene los artículos y que compare y contraste lo que ve. Por ejemplo, ¿cuántas llaves cortas hay? ¿Cuántas largas?
Después, pida que el niño use los artículos en otro grupo para resolver problemas matemáticos sencillos. Prueben problemas como los que siguen:

Si tienes 10 tapas de botella y me das dos, ¿cuántas tapas te quedan?

Si tienes tres botones grandes y tres pequeños, ¿cuántos botones tienes en total?
Invéntese actividades que presenten un desafío para su niño y que requieran de su razonamiento matemático. Pídale, por ejemplo, que observe los artículos cuidadosamente y responda a las siguientes preguntas:

Cuando comparas las llaves doradas y las plateadas, ¿siempre son más pesadas las llaves doradas que las plateadas?

¿Los botones grandes siempre tienen más agujeros que los botones pequeños?

Si mantiene un tono alegre y liviano mientras realizan actividades matemáticas, será más probable que los niños van a disfrutarlas y no considerarlas como "tarea."


Edad preescolar



Preparar una lista de compras para el supermercado puede ser agradable y una buena oportunidad para reforzar el sentido numérico de su niño pequeño.
-Qué necesita:
Una lista de comestibles
Fotos de comestibles recortados de revistas, catálogos o volantes de promoción (por ejemplo, escojan dibujos o fotos de diferentes tipos de vegetales, frutas, leche o jugo, latas de sopa, cajas de cereal o galletas, y barras de pan)
Fichas (o tarjetas de papel grueso)
Pegamento en barra
Una caja pequeña (para las fichas)


-Qué hacer: Junten las fotos o recortes de los comestibles y ayude al niño a pegar uno en cada ficha. Luego invite al niño a observar mientras usted prepara la lista de compras. Léale la lista en voz alta, artículo por artículo, diciendo, por ejemplo, "Necesitamos comprar más leche. Busca la ficha de la leche." Cuando el niño encuentre la ficha, pónganla en la caja. Sigan así con el resto de la lista, pidiendo que el niño encuentre las fichas para manzanas, papas, pan, sopa o jugo.
Cuando hayan acabado, pida que el niño cuente cuántas cosas hay que comprar; y ayúdelo a contar las fichas en la caja.
Pida que el niño agrupe todas las fichas de los vegetales, luego todas las frutas. (Pueden seguir agrupando toda la latería, cosas que vienen en cajas, y demás.)
Señale un grupo de fichas, como las de las frutas. Ayude al niño a contar el número de fichas en ese grupo. Hagan lo mismo con los otros grupos.

Use los volantes de promoción de los supermercados para ayudar a su niño a identificar, clasificar y contar artículos. Por ejemplo, pregunte, "¿Cuántas latas de sopa hay?" "¿Cuántos vegetales puedes contar?



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios son muy importantes para el desarrollo de está página.
Gracias!!